ATP: Reacciones acopladas y transferencia de energia



Las células acostumbran a guardar la energía necesaria para sus reacciones en ciertas moléculas, la principal es el: ATP, trifosfato de adenosina. Las células lo usan para capturar, transferir y almacenar energía libre necesaria para realizar el trabajo químico. Funciona como una MONEDA ENERGÉTICA.
La función del ATP es suministrar energía hidrolizándose a ADP y Pi. Esta energía puede usarse para:

Estructura del ATP: Es un nucleótido compuesto por la adenina (base nitrogenada), un azúcar (ribosa) y tres grupos fosfato.

Sintesis del ATP:

Las células requieren energía para múltiples trabajos:

Esta energia en las moléculas de ATP, en las uniones químicas de alta enérgia de los fosfatos. Las moléculas de ATP se ensamblan en las mitocondrias a partir de ADP y los Pi con la enérgia tomada de la ruptura de moléculas complejas como la glucosa, que a su ves deriva de los alimentos ingeridos.

REDOX



Cuando los grupos fosfatos se transfieren al ADP para formar ATP, se está almacenando energía. Otra forma es transferir electrones (e-), las reacciones se denominan de oxidorreducción o reacciones redox.

Parte de la energía presente en el agente reductor (cuando dona e-), se asocia con el producto reducido, por lo que las reacciones redox son otra forma de transferencia de energía.